"El Hombre es síntesis del Universo, el Planeta es síntesis del Universo. Entre el Hombre y La Tierra hay el abrazo profundo, el cordón umbilical irrompible que puede haber entre el niño y la madre cuando el niño está en el claustro materno.

Si el cordón se rompe, el niño muere y la propia madre está también en peligro."

Félix Rodriguez de la Fuente

miércoles, 15 de julio de 2009

CUANDO UN BOSQUE SE QUEMA, ALGO TUYO SE QUEMA...



Cada año se producen en nuestro país entre 10.000 y 20.000 incendios forestales, más de la mitad de ellos provocados.


De los 22 millones de hectáreas de superficie arbolada con los que cuenta España, se han perdido aproximadamente un millón en los últimos diez años. Y otro dato preocupante: la erosión afecta actualmente al 41% de la superficie arbolada de nuestro país. Las repercusiones, no por conocidas, son menos dramáticas: se convierten más de 1.000 millones de árboles al año en pasto de las llamas y quedan entre 200.000 y 400.000 hectáreas calcinadas.




Un bosque puede tardar más de 120 años en recuperarse tras un incendio: tras 10 ó 15 años se crea el monte bajo; se necesita entre 15 y 20 años más para desarrollar un estrato arbóreo pleno, entre 30 y 40 años más para que crezca un matorral arbolado de regulares dimensiones y unos 50 años más para la restauración definitiva.


Las causas de los incendios forestales son diversas. Entre ellas, destaca la acumulación de la masa total de materia viva -biomasa-, provocada por una mala gestión de las zonas forestales. La inflamabilidad de la materia vegetal varía mucho según la humedad ambiente: en verano el bosque llega a perder hasta la mitad de esa humedad. El abandono del pastoreo y de la recogida tradicional de leña traen como consecuencia la acumulación y el excedente de materia vegetal muerta, que aviva el fuego en caso de incendio. Las repoblaciones forestales masivas de coníferas, fácil pasto de las llamas, tampoco ayuda. Las especulaciones urbanísticas, el mercado de la madera y el cobro de seguros se apuntan, por su parte, como origen de los incendios provocados. Y por último, no se puede arrinconar una de las causas fundamentales de los incendios: la irresponsabilidad de algunas personas (sobre todo los fines de semana y festivos, en áreas rurales) que preparan sin las debidas precauciones su paella dominguera, si bien el uso incorrecto de cerillas, fogatas y cigarrillos es la causa principal de los incendios forestales.

"El bosque proporciona oxígeno, retiene y atrae agua, combate la erosión y alberga y mantiene la diversidad biológica."




Los bosques, no sólo son vitales para el mantenimiento de la biodiversidad, sino que sus beneficios para nosotros son incalculables y tienen parte de las soluciones a los grandes problemas a los que nos enfrentamos como especie. Frente al cambio climático, los árboles son fijadores naturales de CO2 (en Brasil, por ejemplo, los incendios forestales son la mayor fuente de emisiones de CO2); frente a la desertificación, la sequía y las inundaciones, nuestros bosques impiden la erosión del suelo y regulan el clima (absorben agua de lluvia y la liberan poco a poco, incrementando la disponibilidad hídrica de los meses secos). Pero es que, además, los bosques, si son gestionados de forma sostenible, ofrecen una fuente constante y renovable de recursos e ingresos. Nos proporcionan muchos servicios esenciales. Son fuente de alimentos, fibra, combustible, medicinas, materiales de construcción, así como de valores culturales y estéticos.

Todavía guardo en mi retina, las sobrecogedoras imágenes del macroincendio que se desencadenó en Minas de Riotinto (27 de julio de 2004), con el negro balance de dos personas muertas y más de 27.000 hectáreas reducidas a cenizas en las provincias de Huelva y Sevilla, y que desgraciadamente llegó a nuestro pueblo.





El fuego estuvo fuera de control durante cuatro días consecutivos y en su recorrido arrasó arboleda, casas y fincas de trece municipios: Minas de Riotinto, Nerva, Berrocal, Zalamea, Paterna, Escacena y El Campillo (en la provincia de Huelva) y El Alamo, El Garrobo, El Madroño, Castillo de las Guardas, Aznalcóllar y Gerena (en Sevilla). De la zona calcinada, el 43,3% pertenecía a territorio onubense (el 1,2% de su superficie forestal), y el 56,7% restante a la provincia de Sevilla.




Gracias a mi amigo Primitivo Librero de nuestro vecino pueblo de Aznalcollar, que ha tenido la gentileza de ceder a Gerena Verde sus fotografías del macroincendio del 2004, podemos contemplar el desastre originado. Lo que la naturaleza ha tardado siglos en crear, la mano del hombre lo destruye de un plumazo...







Contemplen estas dos fotografías; sólo las separan unos meses...
Corresponde al llamado Barranco Doña Austria, en la Sierra de Aznalcollar:







Sin duda alguna, una imagen vale más que mil palabras...

"Con respecto a los incendios forestales, la clave fundamental es la prevención. Prevenir equivale a extinguir."

¿Qué hacer para evitar incendios?

1.No encienda fuego en zonas forestales de alto riesgo, especialmente en verano.


2.No arroje, en ningún lugar, colillas ni cerillas encendidas.



3.No queme matorrales, rastrojos o desperdicios sin solicitar permiso previo del Servicio Forestal y adoptar las medidas de prevención obligatorias.



4.No arroje cohetes en parajes expuestos a la propagación del fuego.

5.No deje basura ni desperdicios que provoquen o favorecer la propagación del fuego.



6.No intente llegar en coche a todas partes, el contacto del tubo de escape con matorrales secos podría iniciar el fuego.

7.No sea pasivo ante irresponsabilidades de otras personas que puedan poner en peligro el medio ambiente. Si no admiten razonamientos, comuníquelo a los agentes de la autoridad




Tenga siempre en cuenta que...

1.El fuego tiende a subir mas rápido de lo que parece.

2.No se sitúe en cotas altas del terreno ni en el sentido del viento.

3.El viento determina la dirección y velocidad de avance del fuego.

4.Considere estos factores antes de decidir el camino de salida.

5.Las vaguadas actúan como chimeneas en caso de incendio.

6.El calor y el humo pueden ser trampas mortales si queda atrapado en una vaguada.

7.Si el frente del fuego le rodea impidiéndole escapar, métase (si es posible) dentro de un arroyo, piscina, balsa... . O tiéndase en el suelo tras una gran roca o hueco del terreno y espere a que se queme la vegetación de su alrededor.
8.No intente cruzar por una zona en llamas si no ve lo que hay tras ellas.

9.Escape por zonas ya quemadas.

10.Si queda atrapado en una casa rodeada por las llamas, cierre puertas y ventanas, tapando las rendijas con trapos humedecidos y espere la llegada de ayuda.

11.Retire los cortinajes.

12.Si prenden las ropas de una persona, no le permita correr. Hágale rodar por el suelo o cúbralo con una manta, tierra...










"En lo que más se diferencian los pájaros del ser humano, es en su capacidad de construir pero dejando el paisaje como estaba"

Robert Lynnd



http://gerenaverde.blogspot.com/

4 comentarios:

Una senderista. dijo...

LOs incendios, esa plaga veraniega, no hay quien se libre de ella

LUISMI dijo...

Hola Joaquín:

Deberíamos de ser más cuidadosos con el entorno, pero debemos de tener muy en cuenta que las autoridades gestionan de manera denigrante los montes durante el invierno, que es cuando se puede prevenir mejor los incendios.
Muchos retenes de bomberos no son profesionales, los cortafuegos brillan por su ausencia, la gestión en los momentos de los siniestros son pésimas, etc..
Empecemos de ahí e iremos mejorando. Pidamos responsabilidades a nuestros gestores ( políticos ) en primer lugar y conciencémonos del mal que se hace a un monte cuando se incendia.

Un saludo.

kinisantos dijo...

Hola Luismi!!
Estoy muy de acuerdo contigo en que muchos incendios se previenen en invierno, y que hay que pedir responsabilidad a los políticos, pero desde el incendio de Riotinto, el mayor incendio en Andalucía de los últimos 50 años, la administración ha creado un buen dispositivo contra incendios; el Infoca.
Los retenes son profesionales especializados en incendios forestales, y durante el invierno alternan cursos de preparación teorico-prácticos y limpieza de los montes.
Cuentan con un gran dispositivo en toda Andalucía, aunque en grandes incendios siempre sean pocos los efectivos.
Además, los incendios dependen de la temperatura, el viento, el tipo de monte, la accesibilidad y lo abrupto del terreno, etc..., factores externos que hacen muy dificil su extinción.
Lo que quiero transmitir es el hecho, de que más del 60% son provocados, (según greenpeace el 90%), y el resto son imprudencias de la gente, y ahí es donde yo quiero llegar. Como si de una campaña de tráfico se tratara, "Cuidado con las imprudencias en nuestros montes"!!
"Cumple las normas contra incendios"!!
Un saludo...

SALVI dijo...

Muy buen post Joaquin, me ha gustado bastante. Estoy de acuerdo contigo con lo que comentas en tu respuesta. Creo sabes muy bien lo que dices.
un saludo